5 junio, 2019

Si estás leyendo esto es que probablemente te estés planteando estudiar el EIR durante este año. Lo normal es que te asalten muchas dudas en este momento: si será demasiado duro, si podrás superarlo, si sacarás plaza y muchas otras inseguridades que te hacen replanteártelo, pero ¿sabes qué? ¡Si has llegado hasta aquí significa que estás preparado para ello!

Solo necesitas echar la vista a atrás para darte cuenta de que puedes hacerlo. ¿Recuerdas selectividad? ¿El primer examen de la universidad? ¿El último? ¿El TFG? Pues ya has pasado por todo eso y por más, esto no es distinto en absoluto.

Desde mi propia experiencia, te voy a comentar una serie de consejos que, para mí, son los puntos fundamentales para estudiar el EIR sin morir en el intento.

Comprometerse es uno de los puntos fundamentales. Lo que más trabajo cuesta es crear el hábito de estudio. Si hace mucho que no estudias, es conveniente que establezcas un horario desde el principio y si no también, porque una vez consigues establecer el hábito en tu vida, es mucho más llevadero seguir la rutina. En mi caso decidí tomármelo como una jornada laboral porque si te lo planteas así es el trabajo que tú has elegido.

Debes saber que es un año para conocerse a uno mismo, conocer tus puntos fuertes y tus puntos débiles y eso lleva su tiempo, por ello puede ser un buen momento para explorar nuevas formas de estudio.

Mímate y quiérete mucho, este camino a veces se hace largo y no olvidarse de uno mismo es fundamental. La constancia es importante, pero cuidarse a uno mismo también lo es, márcate descansos, no te olvides de dedicar un ratito al día para hacer algo con lo que disfrutes, dar un paseo, un café con un amigo, cualquier cosa, lo valorarás muchísimo y te ayudará a ser más eficiente en los ratos de estudio.

Una de las cuestiones más importantes de este examen es la estrategia test, existen muchos modos de entrenar tus habilidades test y hay tiempo de sobra para convertirte en un experto. ¡Ponte a prueba!

Por último, los nervios siempre pueden jugarte una mala pasada, en mi caso incluso los simulacros me producían tantos nervios, que afectaban mi rendimiento, la confianza en uno mismo es fundamental, como ya he dicho antes si estás aquí es porque estás preparado y mucha gente antes de ti ha pasado por esto, tú no eres distinto, puedes conseguirlo. Así que cuando te enfrentes a un simulacro solo tienes que recordártelo, forma parte del entrenamiento.

Con estos consejos en el bolsillo y escuchando a tu cuerpo y mente durante el proceso estás preparado para comenzar esta carrera de fondo, ¡Mucha suerte!

Show Full Content

About Author View Posts

Gloria Gómez
Gloria Gómez

Estudiante EIR, graduada en Enfermería.

Previous Mapa conceptual – Tema Endocrinología
This is the most recent story.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Enfermería Geriátrica

15 marzo, 2019
Close