5 junio, 2019

Los enfermeros pediátricos se encargan de proporcionar atención médica a bebés, niños y adolescentes hasta los 16 años de edad. Son profesionales capacitados para liderar, coordinar y dirigir los procesos de gestión clínica de forma autónoma, en todos los niveles de atención, promocionando la salud, la prevención de la enfermedad y la asistencia y su rehabilitación.

Ya que las necesidades de los niños son diferentes a las que se puedan presentar en una persona adulta, los profesionales de esta especialidad poseen conocimientos específicos en el ámbito infantil. Hay que tener en cuenta que los niños se encuentran en la fase de crecimiento y que el impacto que pueda producir una enfermedad o lesión puede que condicione su desarrollo.

Esta especialidad de enfermería forma parte de un equipo multidisciplinario, ya que mantiene contacto con más profesionales de la salud, como enfermeros generalistas o de otras especialidades, médicos, auxiliares sanitarios o fisioterapeutas, trabajadores sociales o psicólogos educativos.

Una especialidad que necesita capacidades de comunicación y afectivas

Además de poseer habilidades para trabajar en equipo, la profesión de enfermero especialista en pediatría exige tener habilidades comunicativas. Una de sus tareas es establecer una relación estrecha y de confianza con el niño y sus familiares y cuidadores. Debe explicar los procesos con claridad y cercanía, fomentando los vínculos afectivos y haciendo partícipes a los padres en el cuidado y tratamiento del recién nacido, niño y adolescente, promoviendo así la educación para la salud.

Dado que en muchas ocasiones los niños no son capaces de explicar cuáles son sus síntomas, el enfermero especialista debe observar y atender las señales no verbales que puedan manifestar. Este profesional no sólo se centra en el estado físico del niño y adolescente, sino que también debe atender a su estado psicológico y ser capaz de tranquilizarlo, reducir la ansiedad o la confusión que pueda generar la situación de una enfermedad o tener que adaptarse a entornos inusuales.

El objetivo de esta espacialidad se centra en favorecer el bienestar teniendo en cuenta la diversidad cultural, promoviendo el autocuidado y acompañando en los procesos que conlleven una pérdida o un cambio de vida, poniendo en práctica los cuidados específicos de la Enfermería Pediátrica.

Show Full Content
Previous Enfermería del Trabajo
Next Descarga uno de nuestros manuales

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Prohibido rendirse

2 mayo, 2019
Close